¿Tu microbiota puede ayudarte a adelgazar?

Por supuesto que sí!

Parte de los múltiples beneficios de una microbiota equilibrada vienen dados por la acción de los ÁCIDOS GRASOS DE CADENA CORTA fruto de la fermentación de fibra fermentable. Hablamos de:
ACETATO
PROPIONATO
BUTIRATO

Estos ácidos grasos reducen la lipogénesis (fabricación de grasa), estimulan la combustión de grasas y mejoran la sensibilidad a la insulina a través de la activación de la ruta AMPK .

Además, promueven la formación de hormonas saciantes. En suma, son un valioso aliado si tu objetivo es adelgazar.
La creciente evidencia científica da soporte al efecto beneficioso de los AGCC sobre el metabolismo y la función del tejido adiposo (grasa), del músculo esquelético y del hígado.

Es interesante notar que la producción de AGCC es un trabajo en equipo, o sea depende de una buena diversidad microbiana.  
Una nota interesante si te preocupa tu peso:
Estudios en ratones demuestran que el aumento de la grasa corporal tiene relación con una microbiota intestinal poco diversa. Y llegamos a un punto importante: dos personas que coman lo mismo pueden extraer distintas calorías en función de la diversidad de su microbiota intestinal.

La pregunta clave: ¿Cómo lo puedes conseguir esa biodiversidad? 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.