Las comidas del mediodía (2ª Parte)

Conseguir que nuestras comidas sean SALUDABLES pasa por dos cuidados básicos.

Hoy hablamos del segundo:

2 Las VERDURAS son las verdaderas protagonistas de tu plato.

Deja de pensar en las verduras como “guarnición” o meramente “decorativas”. Si tomas “pollo con verduras” pasarás a tomar “verduras con pollo”, si tomas “lentejas con verduras” pasarás a tomar “verduras con lentejas”.

Fíjate en tu cesta de la compra: la mitad de tu compra deberían ser verduras y hortalizas.

Si estás pensando “A mí las verduras no me gustan!”, ten en cuenta lo siguiente:

  1. Las verduras no han sido “diseñadas” para “gustar” (PARA ESO YA ESTAN LOS ULTRAPROCESADOS!)… hay que acostumbrarse a ellas (es más fácil si lo has hecho de pequeña)
  2. Hay que saber elegirlas y cocinarlas
  3. El motivo más frecuente es porque el paladar está “anestesiado” por los sabores excesivamente intensos y palatables de los ULTRAPROCESADOS

Otro motivo es “la textura”: aprende otras técnicas para cocinar verduras y hortalizas de manera variada:
Por ejemplo: cremas y sopas, salteadas en sartén, en el wok, al vapor, hervidas al dente, al horno, crujientes al horno estilo chips, a la plancha, en la crockpot (hablaremos de ella en el próximo post)… Ver recetas

  1. Aliña y condimenta (AOVE, vinagre, especias, hierbas aromáticas… APRENDE A JUGAR CON LOS SABORES)
  2. Mezcla verduras (las que gustan más y las que gustan menos) y combínalas con alimentos de otras texturas y sabores (semillas, frutos secos, jamón serrano,…)

            Pero ten claro que:

El 50% (o más) de tu plato deben ser verduras y hortalizas.
Si comes menos, hay que ir aumentando progresivamente.
Nuestro aparato digestivo y nuestra microbiota deben adaptarse poco a poco a este aumento.
Si pasamos de pocas a muchas puede que se produzcan gases, distensión abdominal y molestias digestivas.

            La clave es: Auméntalas poco a poco

Te doy un dato interesante:
COMER verdura (600-800 gr al día, pesadas en crudo) reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas y degenerativas, enfermedades metabólicas, cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer.

Pero … ojo! NO COMER VERDURAS DETERIORA LA SALUD Y aumenta el riesgo de sufrir esas enfermedades.

Aprende truquitos para hacerlo mejor:

  • COMPRA VERDURA de temporada, local, fresca (si la tienes “de casa”, mejor que mejor)
  • TOMA VERDURA DE COLORES VARIADOS
  • Al menos una ración de verdura al día debe de ser CRUDA
  • Setas y champiñones también son una buena opción
  • ENSALADAS, SOPAS Y CREMAS DE VERDURA DE PRIMERO pueden equilibrar la comida/ cena (ayudan a llegar al 50% -o más- de verdura)
  • Disminuye el tiempo de cocción. Es muy importante NO SOBRECOCINAR LAS VERDURAS, se pierden nutrientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.