Cómo tomar la proteína de guisante y por qué

La preocupación con el peso, conduce a muchas mujeres a una restricción calórica que a menudo desemboca en un consumo deficitario de proteína.
Añadido a la intención de limitar el consumo de carne (incluso de otros alimentos de origen animal) para proteger nuestra salud cardiovascular, o por una decisión personal en favor del bienestar animal y sostenibilidad del planeta, puedes estar consumiendo menos proteína de la que necesitas.

Sabemos de la importancia de una MASA MUSCULAR adecuada, no solamente para mantener el peso y la figura, pero por ser la base que nos permite mantener una buena flexibilidad metabólica, una adecuada sensibilidad a la insulina. Esta es la clave para evitar esa inflamación crónica de bajo grado y un sinfín de patologías.

Con este objetivo en mente, ten claro que necesitas:

REALIZAR EJERCICIO DE FUERZA que te permita fabricar masa muscular
+
CONSUMIR PROTEÍNA en cantidad y calidad suficiente

Bien sea porque reducimos el consumo de carne y pescado o porque podemos no estar combinando ni preparando adecuadamente las fuentes vegetales, la suplementación de proteína es cada vez más común entre mujeres (y hombres) que practican ejercicio.

En los últimos años han surgido suplementos de proteína, como la de guisante, algunas incluso combinando varias fuentes de origen vegetal, para aportar una proteína “completa”, o sea, que contenga todos los aminoácidos esenciales.

La proteína de guisante es un suplemento que se elabora extrayendo proteínas de guisantes. Esta fuente de proteína versátil, sostenible y rica en nutrientes se utiliza normalmente para aumentar el contenido proteico de los batidos y licuados, gachas, purés, galletas, tortitas etc, y tiene toda una serie de beneficios y valores nutricionales. La proteína de guisante es una gran fuente de proteína magra, ya que es baja en grasas saturadas y, además, contiene los nueve aminoácidos esenciales.

Otro de los beneficios de la proteína de guisante en polvo es el hecho de que también es muy rica en hierro. Como pasa con todos los alimentos vegetales, su hierro es mucho menos absorbible que el de los productos animales. Pero esto puede remediarse tomando la proteína de guisante junto con algún alimento rico en vitamina C. Un ejemplo: si añadimos la proteína de guisante a las gachas de avena, añadimos también fresas o un kiwi.

Algunas sugerencias para tomar proteína de guisante. Es muy fácil mezclar una cucharada con:

>>tus gachas de avena al desayuno
>>las recetas de galletas, muffins o tortitas
>>puré/batido de frutas ver receta

Si bien es cierto que se puede tomar disuelta en agua, con una bebida vegetal, zumo o un batido, esta no es la mejor opción para una adecuada digestión. Es más interesante, mezclarla con fruta triturada o machacada con tenedor y frutos secos que te obliguen a masticar y ensalivar bien.