¿Cómo mejorar la flexibilidad metabólica?

¿Quién no busca herramientas para mejorar la salud, peso/composición y estética corporal?
¿Y si además lo hacemos con herramientas naturales?

Pues, puedes conseguirlo MEJORANDO TU FLEXIBILIDAD METABÓLICA.

La flexibilidad metabólica es la capacidad que tiene nuestro organismo para oxidar eficientemente tanto las grasas como los hidratos de carbono que consumimos.
El estilo de vida sedentario y la alimentación occidental, contribuyen a que desarrollemos una dependencia de los hidratos de carbono para “tener energía”. De tal modo, que nuestro cuerpo puede llegar a “olvidarse” de cómo se queman las grasas, reservándolas en el michelín, mientras necesitamos un tentempié cada 3 horas para no desfallecer.

¿Cómo puedes mejorar tu flexibilidad metabólica?
¿Cómo puedes conseguir que tu cuerpo use la grasa como fuente de energía?

Si te estás iniciando, algunas herramientas básicas:

>>Lo primero, haz ejercicio. Más allá de caminar y del ejercicio aeróbico, que, por supuesto es importante, haz ejercicio dirigido a MEJORAR TU MASA MUSCULAR.

>>Regula sueño y descanso. ES FUNDAMENTAL QUE DESCANSES BIEN.  Si descansas mal vas a disparar tu CORTISOL, una hormona antiinflamatoria que te va a ayudar a combatir el estrés, pero el precio a pagar es alto: vas a romper tu masa muscular para producir energía

>> EQUILIBRA DEL TERRITORIO INTESTINAL. Es fundamental la correcta elección de alimentos saludables para favorecer la integridad intestinal y una MICROBIOTA adecuada, que favorece la correcta absorción de nutrientes.

Si ya llevas tiempo cuidando tus hábitos de vida sana, puedes considerar algunas estrategias más “avanzadas”:

>> Ayuno intermitente: estrategia nutricional que nos va a favorecer la sensibilidad a la insulina y una mejor gestión de la glucosa por parte de nuestro organismo (las horas en las que no ingerimos comida, nuestro organismo va a ser capaz de adaptarse y poder utilizar mejor las grasas como sustrato energético en vez de usar la glucosa)

>>Balanceo de ingesta de hidratos y grasas en nuestra dieta. Día de actividad física: introducimos los hidratos de carbono (para producir el pico de insulina y producir hipertrofia muscular); más grasas los días sin ejercicio…eso sí, siempre con adecuada ingesta de proteínas

>>Ejercicio físico en ayunas (de baja intensidad)

Como siempre, es importante incorporar hábitos de manera PROGRESIVA integrándolos en tu estilo de vida. La clave está en comprender lo que haces, ser coherente y dar un paso de cada vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.